estufas de pellets
estufas de pellets y chimeneas

Las estufas y chimeneas de pellets son sistemas de calefacción muy eficientes que utilizan pellets de madera como combustible.

Estos pellets son pequeños cilindros hechos de residuos de madera compactados, como virutas, aserrín y restos de poda.

Estas estufas y chimeneas funcionan de manera similar a una estufa o chimenea convencional, pero en lugar de utilizar leña, queman pellets de madera. Los pellets se colocan en un depósito específico integrado en el sistema, el cual se encarga de alimentar automáticamente la cantidad necesaria de pellets al fuego.

La combustión del fuego en las estufas y chimeneas de pellets puede ser manual o automática, dependiendo del modelo. Una vez encendido, se controla la velocidad de alimentación de los pellets para mantener una temperatura constante y adecuada en la habitación o en toda la casa, en el caso de las chimeneas de pellets conectadas al sistema de calefacción central.

Este medio de calefacción suelen tener un sistema de ventilación que distribuye el calor generado, asegurando una temperatura uniforme en el espacio. Algunos modelos incluso cuentan con termostatos programables para poder ajustar y controlar fácilmente la temperatura deseada de forma precisa.

Las ventajas de las estufas y chimeneas de pellets son varias. En primer lugar, los pellets de madera son una fuente de energía renovable y sostenible, ya que están fabricados a partir de residuos de madera. Además, son muy eficientes en términos de consumo energético y generan menos residuos y cenizas que las estufas y chimeneas tradicionales. También permiten mantener un ambiente limpio y libre de olores desagradables.

En resumen, las estufas o chimeneas de pellets son sistemas de calefacción eficientes, prácticos y respetuosos con el medio ambiente. Proporcionan calor y confort en el hogar de manera eficiente y sostenible, siendo una opción cada vez más popular para aquellos que buscan una alternativa limpia y económica para calentar sus hogares.